Todo Sobre temas Populares Una multitud de manos en el aire - Todo Sobre temas Populares La bandera

Iglesia y Estado

(Read Iglesia y Estado, Part 1 First)

Separación de Iglesia y Estado - ¿Cuál es la meta?
Los americanos también difieren acerca de la verdadera meta de la Primera Enmienda. ¿Es el asegurar la completa abstención del Estado en la participación en los asuntos de la Iglesia y viceversa? ¿Es el asegurar la neutralidad del gobierno hacia las variadas creencias religiosas, o ausencia de ellas, para así asegurar la igualdad de derechos para todos? ¿O es la meta principal de la Primera Enmienda el asegurar la libertad de religión, asegurando que todos los americanos tengan la libertad para elegir sus creencias y la libertad de expresar o no esas creencias?


Iglesia y Estado – Separación de Iglesia y Estado – Casos
Los principios siguientes han emergido de casos en los cuales la Corte ha resuelto las discrepancias de los parámetros de separación entre la Iglesia y Estado en los pasados 60 años:

  • El gobierno debe permanecer neutral, sin favorecer u oponer la religión o ausencia de ésta. Por ejemplo: El gobierno debe tener un contenido neutral en el otorgamiento de permisos para el uso de propiedad pública para reuniones, sin favorecer a grupos no religiosos sobre otros grupos religiosos, y sin favorecer tampoco a una denominación sobre otra. Las escuelas públicas deben ser neutrales al permitir el uso de propiedad de la escuela para reuniones de grupos extracurriculares y no deben favorecer a grupos no religiosos sobre grupos religiosos o viceversa.

  • El gobierno no debe patrocinar, apoyar, o parecer que patrocina o apoya la religión. Por ejemplo: El sistema de escuelas públicas no puede redactar o requerir la recitación de oraciones. Mensajes y símbolos religiosos sólo pueden ser exhibidos en propiedad pública si queda claro que tienen un propósito secular y que por lo tanto el gobierno no está apoyando a una religión en particular, o constituyen claramente la expresión privada de individuos o grupos no gubernamentales.

  • El gobierno no debe fomentar la práctica religiosa de una manera coactiva. Como podría ser el caso si la práctica religiosa es declarada voluntaria pero las circunstancias hacen que la falta de participación del individuo sea indeseable o poco probable, como es el caso de la oración en ceremonias de graduación en las escuelas públicas.

  • El gobierno no debe interferir en las ideas religiosas de una persona, pero puede interferir en sus acciones. Por ejemplo: El gobierno puede prohibir el uso de drogas aunque el individuo sostenga que el uso de drogas es necesario para la práctica de su religión.

  • El gobierno debe tratar de acomodar creencias religiosas, tales como el permitir a los niños ausentarse de clase, fuera de las instalaciones de las escuelas públicas, para la instrucción religiosa. Pero no requiere cambiar procedimientos gubernamentales generalizados que aplican neutralmente al público en general para dar acomodo a creencias religiosas individuales. Por ejemplo: La Corte sostiene que el gobierno no necesita cambiar el sistema de Seguridad Social para acomodar la objeción religiosa del individuo al serle asignado un número de Seguridad Social.

  • El gobierno no viola la Constitución cuando pone en práctica programas de beneficio de aplicación generalizada con un válido propósito secular, aunque grupos religiosos puedan beneficiarse del programa en última instancia. Por ejemplo: La Corte ha mantenido programas de cupones escolares, en lugares donde han sido aprobados, para proveer asistencia educacional en un deficiente sistema público escolar, aunque muchos padres escogen usar los cupones para enviar a sus niños a escuelas religiosas.


Iglesia y Estado – Separación de Iglesia y Estado - El Malentendido Común
Hoy en día muchos americanos malinterpretan las palabras “separación de Iglesia y Estado,” al suponer que la ley requiere que la vida pública no debe tener nada en común con la religión. Ellos creen erróneamente que no deben discutir sus propias creencias religiosas en foros públicos, o ni siquiera reconocer su herencia o tradiciones religiosas. Esta es una reacción exagerada al igual que una interpretación equivocada de la ley por dos razones:

  • El concepto de “separación de Iglesia y Estado” aplica solamente a las acciones del gobierno. No aplica a individuos o a grupos privados. Individuos y grupos privados están en libertad de practicar su religión, tener discusiones religiosas y exhibir símbolos religiosos en cualquier momento, aún estando en propiedad pública. De hecho, estos son derechos constitucionales protegidos. Por ejemplo: En las escuelas públicas, los niños pueden participar abiertamente en oraciones y grupos de estudio religioso fuera del tiempo de instrucción. Pueden hacer referencia a sus creencias personales en las asignaciones escolares. Los ciudadanos pueden orar en los escalones de los edificios de las cortes o exhibir versos bíblicos en pancartas.

  • Se requiere que el gobierno se mantenga neutral hacia la religión, sin hostilidad hacia la religión. La Corte Suprema ha afirmado enfáticamente que el gobierno, incluyendo el sistema escuelas públicas, no debe “mostrar una indiferencia insensible a grupos religiosos, como sería el preferir a aquellos que no creen en ninguna religión en lugar de los que sí creen.” Adicionalmente, el gobierno debe mantenerse neutral entre las religiones. Funcionarios del gobierno, incluyendo maestros, deben evitar cuidadosamente el violar la ley al no otorgar a la religión el mismo respeto dado a otros puntos de vista filosóficos o actividades privadas, o permitiendo una preferencia religiosa en lugar de otra. Por ejemplo: Permitiendo la exhibición de símbolos judíos mientras niega el derecho a cristianos y musulmanes de exhibir objetos relacionados con su fe.

¡Aprenda más!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutPopularIssues.org, Todos los Derechos Reservados