Todo Sobre temas Populares Una multitud de manos en el aire - Todo Sobre temas Populares La bandera

Leyes sobre Oración en las Escuelas


La Oración – Oración en las Escuelas – Su importancia obvia.
La oración en las escuelas fue el enfoque principal del testimonio de Darrel Scott ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes durante una sesión especial en el Congreso de los Estados Unidos el jueves 27 de mayo de 1999. Darrel Scott es el padre de Rachel Scott, una víctima de los asesinatos de la escuela secundaria Columbine, en Littleton, Colorado.


La Oración – La Oración en las escuelas puede influenciar positivamente a nuestros niños.
Lo que Darrel Scott dijo a nuestros líderes nacionales en relación a la oración en las escuelas fue absolutamente verdadero e ilustrativo para todos nosotros. Lo siguiente es una porción de la transcripción:

“Hace sólo cuatro noches escribí un poema que realmente expresa mis sentimientos. Fue escrito antes de saber que hablaría aquí hoy.

Tus leyes ignoran nuestras más profundas necesidades,

Tus palabras son vacías como el aire.
Nos has despojado de nuestra herencia,

Has prohibido la simple oración.

Ahora disparos llenan nuestras aulas de clase,

Y preciosos niños mueren.
Buscas respuestas en todas partes.

Y preguntas: “¿Por qué?”

Reglamentas leyes restrictivas,

A través de un credo legislativo.
Y todavía no consigues entender,

¡Que Dios es todo lo que necesitamos!

Hombres y mujeres son seres compuestos de tres partes. Todos estamos compuestos de un cuerpo, un alma, y un espíritu. Cuando rehusamos reconocer nuestro tercer componente, creamos un vacío que permite que la maldad, el prejuicio, y el odio nos asalten y causen estragos.

Influencias espirituales estuvieron presentes dentro de nuestros sistemas educacionales durante la mayor parte de la historia de nuestra nación. Muchas de nuestras grandes universidades comenzaron como seminarios teológicos. Esto es un hecho histórico. ¿Qué nos ha pasado como nación? Hemos rehusado honrar a Dios, y al hacerlo, abrimos las puertas al odio y a la violencia.

Y cuando algo terrible como la tragedia de Columbine ocurre, los políticos inmediatamente buscan un chivo expiatorio, tal como el NRA (Asociación Nacional de Rifles). Inmediatamente buscan aprobar más leyes restrictivas que contribuyen a la erosión de nuestras libertades personales y privadas. No necesitamos más leyes restrictivas. Eric y Dylan no hubieron podido ser detenidos por detectores de metales. Ningún tipo de ley contra armas puede detener a alguien que pasa meses planeando este tipo de masacre.

El verdadero villano se encuentra dentro de nuestros propios corazones. Posturas políticas y legislaciones restrictivas no son las respuestas. La gente joven de nuestra nación tiene la clave. ¡Hay un despertar espiritual que está teniendo lugar que no será extinguido! No necesitamos más religión. No necesitamos más evangelistas chillones de televisión arrojando basura verbal religiosa. No necesitamos construir más millonarias iglesias mientras que las necesidades básicas de personas son ignoradas. ¡Lo que necesitamos es un cambio de actitud y el reconocimiento humilde de que esta nación fue fundada sobre el principio de la simple confianza en Dios!

Mi hijo Craig no dudó orar en la escuela mientras estuvo bajo esa mesa en la biblioteca de la escuela, y vio asesinar a sus dos amigos frente a sus propios ojos. ¡Yo desafío a cualquier ley o político a negarle ese derecho! Desafío a todos los jóvenes en América, y alrededor del mundo, a tomar consciencia de que el 20 de abril de 1999, en la secundaria Columbine, la oración regresó a nuestras escuelas. No dejen que tantas oraciones dichas por esos estudiantes hayan sido en vano. Atrévanse a entrar al nuevo milenio con un sagrado respeto por las leyes que protegen el derecho que nos ha dado Dios de comunicarnos con Él.”

La oración en las escuelas es nuestro derecho y responsabilidad.

¡Aprenda más ahora!



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





¿Cómo puedo conocer a Dios?




Si murieras hoy, ¿iría usted al cielo?


Derechos de Autor © 2002-2020 AllAboutPopularIssues.org, Todos los Derechos Reservados